Documental: nuestros hijos nos acusaran

Este documental es bastante fuerte, realista y revelador.

La verdad vi en facebook solo un poco que hacia referencia al suelo, pero al ver el documental completo no me deja indiferente. Y como siempre salen mis reflexiones…

Creo que el hecho de haber nacido y vivido en el campo y el mundo rural te hace que esto  te resuena mucho… me da pena cuando ves a agricultores aplicando pesticidas, lo he vivido desde muy cerca y creo que como dice el documental es cuestión de conciencia, de todos pero siempre se habla de consumidores y creo que al agricultor se lo deja como victima del sistema. Hay una gran mayoría de gente del campo que su manejo se basa en labrar, aplicar herbicidas y luego pesticidas. Están pensando que plaga van a tener todo el tiempo y ya ni contar con los fertilizantes… Se quejan de las sequías pero tienen un suelo casi de mármol que es incapaz de absorber agua y las plantas están en modo supervivencia…

Cuando es tan fácil cambiar el manejo, respetar los ciclos de la naturaleza y   convertir al suelo en fuente de vida y de ahí ya todo empieza a marchar. Pero para eso hay que quitarse muchas mascaras y pararse ha pensar, si es posible descalzo y con los pies en su tierra.

Es hora de que los agricultores tomen conciencia y sean responsables que son ellos los que alimentan a las personas, los que trabajan la tierra, los que contaminan el agua y los que en cierta forma por no tomar conciencia están creando también esta situación. Por que es muy cómodo no pensar en lo que hago, en lo que hecho… por que las grandes empresas no lo van hacer por que no se benefician de eso (aunque les hagan pensar que lo están haciendo).

Me acuerdo cuando era pequeña mi madre dijo que ella no volvería a trabajar la tierra de manera convencional con pesticidas y le dijo a mi padre que ella trabajaría una parte de la finca a su forma. Mi padre le decía eso esta bien para auto consumo y comer sano la familia, pero no vale para vivir de eso. Es un pensamiento muy común en los agricultores, pero no entiendo por que su familia debería comer verduras ecológicas y sanas y el resto de gente al que venden sus producciones deben comer productos con pesticidas. (Gracias a Dios hoy en día ya mi padre piensa que lo ecológico merece la pena). De la agricultura convencional tampoco vivimos por que cuando no bajaba el precio, había que pagar los abonos y siempre cubrías costes, trabajar para pagar insumos …

Por esto creo que es necesario que los agricultores tomen conciencia que al final, ponen en riesgo su salud, su tierra, su agua, su entorno en seguir un sistema que siempre los tendrá atados de pies y manos y que su trabajo sera para mantener esa cadena de multinacionales que necesitan que ellos no piensen y crean que para salir adelante necesitan insumos externos ( sean pesticidas, fertilizantes, maquinaria, etc).

Me saco el sombreo cuando ves a gente comprometida y conectada con su tierra, hace años en una visita de spg del grupo de consumo de retama visitamos la finca de Matias  y Antonia, un matrimonio de agricultores de Almeria, que me cambio  la visión que tenia yo de la agricultura bajo plástico. Cuando le pregunte que por que había hecho el cambio a lo ecológico, ( la respuesta más escuchada es; por que sale mas rentable, pagan más …) para mi sorpresa me dijo: por que quiero que la gente coma igual de sano que yo y mi familia, en definitiva los agricultores alimentamos al mundo.  Luego de recorrer su invernadero me di cuenta que la agroecología era posible bajo plástico, que es una cuestión de conciencia y conexión con la tierra.

En realidad creo que el problema es que en cierta forma todos nos hemos desconectado de la tierra.

Otra cosa que me llama la atención del documental, es como algo que parece muy complicado y costoso cuando se baja a nivel de personas y compromiso es posible. Sobre todo lo de restauración colectiva donde aquí en los últimos años se han cerrado muchos cocinas en comedores escolares por contratar a un servicio de catering que sale más caro y la calidad de la comida no tiene comparación. El hecho de cambiar por lo local crea cohesion y desarrollo humano en los pueblos.

Es una cuestión de conciencia también como consumidores y como padres de exigir una mejor alimentación para los niños. Pero aquí es otra cuestión, especialmente cuando como muestra el documental te pones a ver las meriendas de los niños.  He trabajado como monitora de huerto escolar y a la hora de la merienda es muy raro ver a un niño que lleve fruta de merienda. La tendencia es todo lo contrario bolleria, bocadillos, chucherias, batidos … que como ya hemos visto la etiqueta, los ingredientes tienen muy poco de natural y mucha química…

La verdad creo que deberíamos pararnos a pensar todos en los niños y dejar de cargarles la mochila, con que ellos como generaciones futuras tienen que cambiar el mundo. Ellos tienen que disfrutar de su niñez de una manera sana y relajada. Nosotros somos los que tenemos que parar y empezar a cambiar nuestro mundo su mundo,  por algo más humano y responsable con la madre GAIA. Ellos deberían disfrutarla, jugar, descubrirla para poder respetarla cada día.

Cuantos de nosotros añoramos hoy en día cuando eramos pequeños y jugábamos en el campo, en los arboles, con los insectos, etc. Hay una cosa que siempre esta latente en todas las personas que tienen conciencia ecológica o conexión por cuidar la naturaleza: en algún momento de su niñez han disfrutado de ella (en un campamento, granja escuela, el huerto del abuelo, el jardín de la abuela, el río del pueblo, las vacaciones etc).

Yo propongo, más trepar a los arboles y menos tareas. Más huertos y jardines en las escuelas y menos tablets y ordenadores. Más comedores con comida sana y de agricultores locales y menos  catering y congelados. Más tiempo en familia y en la naturaleza. Más parques con verde para pisar y menos cemento para jugar….