Huerto Educativo

Un huerto puede cambiar el mundo...

El huerto ecológico  educativo tiene la finalidad de vivenciar en primera persona experiencias sobre el cuidado del medio ambiente, la alimentación saludable y  la salud al crear hábitos de vida activa. En él se realizan actividades que sensibilizan sobre el cuidado del planeta y se encuadran dentro de la educación para el desarrollo sostenible ya que ofrecen herramientas  para conocer la producción de alimentos de forma ecológica y a ser consumidores responsables.  

"Lo que oigo, olvido, lo que veo, recuerdo, lo que hago, APRENDO" (Proverbio de Confucio).

En la Huerta con Lupa queremos contribuir a ese fin favoreciendo recursos y espacios educativos para aprender a cuidar el planeta de una manera responsable y saludable, desde un aprendizaje vivencial y experiencial  en un entorno que favorezca el contacto y una relación de disfrute con la naturaleza.

"Concienciar y sensibilizar desde el saber hacer, el juego y la experimentación"

Un huerto educativo va acompañado de procesos de aprendizaje que inspiran la creatividad, la cooperación, la curiosidad  a través de  un “Aprendizaje con la vida”.

Nuestra propuesta incluye crear experiencias (intelectuales, lúdicas y físicas) que dan valor y sentido al conocimiento enraizado desde el “HUERTO ECOLÓGICO” donde generar recuerdos, sentimientos y emociones capaces de generar lazos con la naturaleza para toda la vida.

Valores del huerto educativo

Contacto con la Tierra y la Naturaleza
Aprendizaje colaborativo y juego
Concentración, compromiso y paciencia
"Todos los que cuidamos la naturaleza de niños hemos jugado en ella y tenemos un recuerdo positivo".

El huerto es un espacio donde se trabajan actitudes y valores  como la PACIENCIA, la ESPERA, la EMPATÍA y sobre todo aprendemos disfrutar del proceso. Comprender que no todo es inmediato, que la vida y la naturaleza tiene sus tiempos, que para obtener resultados y cosechas primero hay que sembrar, cuidar y aprender cada día observando, jugando e investigando.

 El huerto ecológico educativo, transformado en un espacio de juego donde se vuelve a generar el contacto  con la Tierra generando emociones positivas y cambios que pueden ser consolidados a lo largo de la vida adulta. 

Un huerto educativo puede sensibilizar a niños y niñas abriendo la posibilidad de multiplicar estas acciones en la familia y  la  comunidad local promoviendo  hábitos de vida sostenibles.

El huerto ecológico en el currículo educativo

El  currículo educativo recomienda  trabajar sobre situaciones bien conocidas así como  el uso de actividades experimentales que faciliten el contacto directo de los alumnos y alumnas con un espacio desde el cual se puedan poner en práctica los conceptos y contenidos que se trabajan en el aulaDesde éste punto de vista el huerto educativo toma sentido y relevancia, ya que ofrece un espacio donde trabajar, analizar y reflexionar sobre los contenidos en clase. Es un laboratorio de ensayos, un manual de campo, un espacio de juego y aprendizaje.

"Estamos convencidos que solo, se es capaz de conocer y valorar algo, en la medida en que uno lo vive y se siente experiencialmente implicado. Sobre todo, cuando se tiene la capacidad de utilizarlo y transformarlo, implicando en ello la percepción, el conocimiento y sentimiento desde una relación afectiva y practica.
"El aprendizaje en el huerto es convertido en conocimiento y experiencia de vida"

 En un huerto activo,  se aprende  en movimiento, se interactúa, descubre, comparte, coopera y juega. Son aprendizajes que perduran a largo plazo y generan autonomía, capacidad de observación y  espíritu crítico, en definitiva se promueve una educación para el cambio.

Aquí puedes consultar nuestros proyectos de huerto educativo:

Puedes consultar y ampliar  los contenidos sobre huerto educativo haciendo clic en el blog en la categoría de «Huerto Educativo» .