Aprender los principios de la agricultura ecológica, para cuidar el suelo, la bidiversidad y trabajar con la naturaleza.
Aprender a cuidar el planeta, desde el propio trabajo que implica cuidar el huerto desde su aspecto mediambiental.
Aprender a cuidarnos, alimentarnos y nutrirnos de manera saludable, sostenible y responsable.