Abonado Orgánico: una cuestión de digestión

Como estamos con el tema de SUELOS SALUDABLES, hoy vamos a dar un vistazo al abonado orgánico. Abonar el suelo es una forma de mantener y/o aumentar la fertilidad del mismo, es decir su capacidad para generar vida (vida tanto dentro del suelo como encima de él).

Para explicarlo de manera sencilla, cuando realizamos un abonado orgánico,(ya hemos visto que las plantas no se pueden alimentar directamente de ese abono),  este tiene que ser transformado en nutrientes asimilables por toda esa vida que hay en el suelo. Si comparamos con nuestro cuerpo podemos decir que cuando las personas comemos ese alimento orgánico, pasa por el sistema digestivo que es el que se encarga de transformarlo en nutrientes para que luego se absorba. Pues en el suelo todos los organismos que viven en el funcionan como un sistema digestivo para digerir la materia orgánica que incorporamos.

sistema digestivo del sueloPor ejemplo la macro fauna y meso fauna del suelo (coleópteros, grillos, ciempiés, hormigas…) son los masticadores responsables de comenzar el proceso de digestión. Luego los microorganismos como hongos y bacterias, actúan como nuestro estomago  digiriendo las moléculas orgánicas complejas a más simples hasta obtener los nutrientes inorgánicos que pueden ser asimilados por las plantas.

Ahora sabiendo esto debemos comprender algo muy fundamental del abonado orgánico y es que debemos tener en cuenta que este proceso de digestión, el va a depender del tipo de abono que utilicemos. CADA TIPO DE ABONO TIENE UNA DIGESTIÓN DIFERENTE, ALGUNOS SON DE DIGESTIÓN LARGA Y OTROS DE DIGESTIÓN MÁS CORTA.

  1. DIGESTIONES LENTAS:ESTIERCOL, MANTILLOS O MULCHING (6 -4 MESES)
  2. DIGESTIONES MODERADAS: COMPOST, ABONO VERDE  (4-2 MESES)
  3. DIGESTIÓN RAPIDA: HUMUS O LOMBRICOMPOST (1-2 MESES).

Por otro lado debemos tener en cuenta que las plantas necesitan nutrientes en momentos determinados y ésto lo vamos a utilizar junto con lo anterior en nuestras practicas correctas de fertilización orgánica. Podemos decir que los momentos críticos de la nutrición de las plantas  son: en crecimiento y sobre todo floración, cuaje y primeras semanas del crecimiento de los frutos. Por lo que tenemos que calcular que el abono orgánico que aportemos este digerido para esos momentos.

Si lo vemos de forma más esquemática la digestión se compone de dos procesos principales la humificación y la mineralización de la materia orgánica. Esto tiene una gran implicación con los tipos de abono que elijamos. mineralizacionPor lo general los estiércoles, compost, abonos verdes y mulching tienden al proceso de la humificación son ricos en fibras por lo que se digieren lentamente, representando una reserva de nutrientes (especialmente nitrógeno) estable en el suelo. Además aportan humus con  todos los beneficios que ya hemos comentado a nivel físico-químico y biológico que éste supone para el suelo. Por otro lado tenemos los purines, gallinaza que son abonos ricos en nitrógeno y que tienen una digestión más  rápida, estos son más propensos a la mineralización.

Si comparamos esta fertilización orgánica con el dinero que tenemos en el banco podemos decir que la humificación es como un plazo fijo donde yo tengo guardadas mis reservas y voy sacando de a poco cuando necesito a la cuenta corriente, que seria en este caso la mineralización. Esta es la que va aportando el gasto corriente diario de las plantas.

Cuando se habla de fertilización normalmente se lo hace desde el concepto de nutrir  a las plantas, “yo lo ampliaría en alimentar al suelo para nutrir a las plantas”, es aquí donde radica la gran diferencia entre la fertilización orgánica y la inorgánica. Mientras que la fertilización orgánica implica mantener el sistema digestivo en el suelo vivo para que pueda digerir esos abonos, en  la fertilización inorgánica esto no importa, por que ella aporta directamente los nutrientes en forma asimilables para las plantas (SIN TENER EN CUENTA QUE TIENEN QUE ESTAR ADEMÁS RETENIDOS EN EL SUELO PARA QUE ELLAS LOS ASIMILEN). Por comparación con nuestra alimentación como muestra la imagen siguiente:

Abono Organico“Es como nutrir a nuestras células comiéndolos un plato de lentejas o hacerlo por una via con un suero directamente… en uno utilizamos el sistema digestivo y en el otro no, sería muy triste alimentarnos así no? ¡¡con lo ricas que son las lentejas!!”.

Bueno ya para finalizar este post me queda decir que yo como estrategia de  fertilización intento jugar con esto que os he comentado y en general suelo tener mi compost hecho, donde reciclo todos los restos de cosecha y de la comida del huerto, mi humus de lombriz y estiércol de cabra o caballo (el que consiga más cerca) y si puedo gallinaza.  En general cuando preparo el suelo para la siembra incorporo estiércol o compost para que tengan tiempo de digerirse y a la vez me mejoren mi suelo, en la siembra incorporo un poco de humus de lombriz y luego si veo que durante el crecimiento, floración o cuaje de frutos están las plantas muy paradas agrego algún purin, gallinaza o te de compost. De esta manera intento tener una fertilidad del suelo equilibrada.

¡ESE SERIA MI PLATO DE LENTEJAS PARA EL SUELO!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s