Biodiversidad Genética:Crear nuestro propio banco de semillas.

La biodiversidad genética es aquella que los agricultores tradicionales o campesinos mantenían al producir sus semillas cada año; lo cual les aseguraba un gran factor desde el punto de vista ecológico, como es la adaptación. Es decir las semillas que ellos utilizaban al ser extraídas cada temporada, les aseguraban una adaptación a las condiciones climáticas y ecológicas de sus fincas o agroecosistemas a la vez que también están adaptados a los cambios que se han producido en estos con el tiempo. Por otro lado se produce lo que se conoce como fenómeno de coevolución, ya que en el proceso de selección de sus semillas éstos eligen aquellas que han resultado aptas para sus distintos propósitos tanto agronómicos como alimentarios y a sus  prácticas de cultivo. Aunque cuando hablamos de biodiversidad genética nos referimos a diversidad de genotipos, es decir aunque que veamos a los tomates iguales (fenotipo) genéticamente son distintos (ninguno posee el mismo genotipo), al contrario de lo que ocurre con los híbridos donde todas las plantas tienen el mismo genotipo por lo tanto no tenemos biodiversidad sino que todas las plantas son iguales a la vista y en su genética.

La importancia de esta biodiversidad que además de tener mayor adaptación nos aporta resiliencia es decir capacidad de adaptarse a los cambios que se producen ya que al tener una mayor variabilidad genética podemos encontrar plantas que resistan plagas, condiciones de suelo, clima o enfermedades y poder seleccionarlas.

Como ya hemos dicho esa biodiversidad se encuentra en las variedades tradicionales o locales, que actualmente están recuperándose como patrimonio agrícola de cada localidad. Pero a veces suele pasar que estas variedades nos resultan más complicadas de sacar adelante y debemos tener en cuenta que la adaptación y coevolución siempre se dan para un determinado sitio y formas de manejo, por lo que es muy importante y seleccionando nuestras propias semillas de aquellas variedades que se nos han dado bien por que para el próximo año sabemos que estarán mas acostumbradas a nuestro huerto, es como si tuviesen memoria y también ya conocemos su manejo, es decir coevolucionamos con ellas y nuestro huerto.

Por lo tanto de la las temporadas que llevo en el huerto voy creando mi propio banco de semillas: calabazas, espinacas, habas, apio, perejil, acelga penca blanca y colorada, maíz blanco y tricolor, guisantes de dalias, calabaza tipo pera, calabacín verde, ajos, cebolla, tomate chorro, berenjenas, lechuga romana y por supuesto algunas flores.

Estas son algunas de las de esta primavera- verano.

calabaza piel arrugada                                                         maíz blanco y maíz tricolor

DSC_0405 DSC_0407 - Copia DSC_0409

Perejil, Apio y acelga penca blanca y colorada

DSC_0404[1]

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s